Banner

Probablemente se sometió a un examen con rayos X en alguna parte del cuerpo. Los profesionales de la salud los usan para observar los huesos rotos, problemas en los pulmones y el abdomen, caries dentales y muchos otros problemas. Por ejemplo, las mamografías usan rayos X para observar tumores o áreas sospechosas en los senos.

La tecnología de rayos X usa radiación electromagnética para producir imágenes. La imagen se registra en una película o placa llamada radiografía. Las partes del cuerpo aparecen claras u oscuras debido a las distintas tasas de velocidad a las que los tejidos absorben los rayos X. El calcio de los huesos lo hace al máximo, por lo que los huesos se ven blancos en la radiografía. La grasa y otros tejidos blandos absorben menos y se ven grises. El aire absorbe menos, por lo que los pulmones se ven negros.

Los estudios con rayos X no duelen, son rápidos y fáciles. La cantidad de exposición a la radiación que recibe durante un estudio con rayos X es pequeña.

 

 
Encuesta del mes
¿Cómo considera nuestros servicios?